Casi dos décadas después, un gobernador pisa suelo arteaguense. Será Miguel Lifschitz, esta tarde, cuando arribe a la localidad lindera con tierra cordobesa para inaugurar de manera oficial la nueva planta potabilizadora de agua, cuya obra había comenzado a principios de este año.

Julián Vignatti, jefe de la comuna, explicó que la obra que habilitarán este jueves es un sistema de filtración nuevo para el servicio de agua potable. Asimismo, valoró la visita del mandatario provincial. "Es de total relevancia para nosotros porque la política también implica estar en contacto con la gente y mirarla a los ojos. Además, tenemos que admitir que nos sentimos muy acompañados por la Provincia", aseguró.

La puesta en marcha de este nuevo sistema fue financiado en conjunto por el Ejecutivo provincial, fondos comunales y otros pertenecientes a la Cooperativa de Agua de Arteaga. La inversión final rondó el millón de pesos.

El agua potable que llega a los hogares del pueblo proviene de la ciudad cordobesa de Bell Ville, y se toma directamente desde río. A diferencia de la mayoría de las localidades del sur santafesino, que se nutre de perforaciones subterráneas. Esta filtración reduce, por ejemplo, los niveles de arsénico.

El acto, con la figura excluyente de Lisfchitz, será este mismo jueves a partir de las 16. El último gobernador de Santa Fe en visitar Arteaga había sido Carlos Reutemann en el 2000, como parte del comienzo de un ciclo lectivo.