Un extraño episodio ocurrió ayer en las instalaciones del Hospital San Carlos. Un suceso que, a priori, puede sonar como sumamente grave, terminó con un desenlace muy poco usual. Un joven que había recibido un impacto de bala en su abdomen fue atendido en la guardia y se le recomendó permanecer internado en observación. Sin embargo, se fue solo en el transcurso de la noche. 

"Fue una herida leve que no revistió gravedad y se hizo la denuncia correspondiente en estos casos. Ahora lo que resta estará en manos de la justicia", contó Martín Gasol, director del nosocomio, en diálogo con Radio Casilda. El paciente habría llegado por sus propios medios al Centro de Salud Julio Maiztegüi del barrio Nueva Roma y pidió atención. Al ver la gravedad del asunto, fue trasladado al San Carlos. Lugar donde le extrajeron el casquillo y le practicaron una sutura.

Luego de la intervención del personal de guardia, el joven quedó alojado en una sala general, sin ningún tipo de resguardo y en el transcurso de la noche desapareció. "No es algo que nos sorprenda, a veces sucede que hay pacientes difíciles de controlar y se retiran por sus medios", reveló Gasol al respecto.

Desde el Hospital dejaron constancia en una denuncia de este hecho para deslindar de responsabilidad al personal médico.