Para la mañana del próximo viernes empleados del Hospital San Carlos organizaron un abrazo solidario para reclamar por el pago de lo adeudado por parte del estado provincial. La suma que le deben data desde el mes de junio del 2019, una cadena de pagos que se cortó y que los directivos locales tuvieron que resolver sobre la marcha.

El representante de la comunidad, Tomás Morales al aire de Radio Casilda confió estar “trabajando y discutiendo el tema” en tanto que agregó: “Nos preocupa esta irregularidad por parte de la provincia. En julio se cortó el envío de recursos que el hospital necesita para su funcionamiento”.

“Nuestro hospital es uno de los mejores administrados de la provincia, por eso teníamos disponibilidad de recursos para seguir funcionando pero eso no es infinito”. Al ver como poco a poco esos ahorros fueron disminuyendo, los empleados eligieron autoconvocarse con la idea de que el reclamo llegue más lejos.

Según explicó Morales, “al ser tan masivo el encuentro de ayer (asamblea), el reclamo llegó a Santa Fe y los funcionarios están trabajando en esto”. Y agregó que “lo que no pudimos hacer las autoridades, lo lograron los empleados, por eso hay que agradecerles”.

A modo de análisis, el entrevistado aseguró: “Esta alarma se encendió a tiempo, tenemos noticias de que la semana que viene nos reunimos con autoridades, no sé si en Rosario o en Santa Fe pero es para regularizar esto”.

Hoy el nosocomio público local “funciona casi con normalidad” pero detalló que  “tenemos algunas restricciones pero no dificultades grandes”.  Otro de los puntos tratados al aire por el representante fue el de la extensa transición que padecemos desde los últimos comicios provinciales.

“No podemos estar durante 7 u 8 meses en una incertidumbre por saber quién nos gobierna”, aseveró. “Acá el problema es la falta de respuestas de la provincia, esto se soluciona con dinero, venga de ahí o del PAMI, es lo mismo, pero lo más grave es el desentendimiento del gobierno” de Miguel Lifchitz.