Casilda tuvo la segunda audiencia provincial para discutir la futura tarifa del servicio de aguas, la cual tuvo cinco oradores del público y duró poco menos de dos horas. Ahora resta el último encuentro del próximo martes en Santa Fe para luego definir el precio a pagar.

Guillermo Lanfranco, gerente de Comunicación de la empresa Aguas Santafesinas, calificó a la audiencia como “positiva” porque “desde Assa buscamos conocer la opinión de usuarios y entidades para enriquecer la discusión respecto de la futura modificación (del precio de la tarifa)”.

La lista de oradores locales en la audiencia pública.
La lista de oradores locales en la audiencia pública.

Agregó que desde la empresa apuntan “a reformar de fondo la modalidad de facturación”, la cual “es una de las más bajas entre los servicios”. Y dijo que apuntan “a un sistema de mayor equidad”.

Las principales consultas que hicieron los oradores del público tuvieron que ver con la causa y el origen de la propuesta de aumento que ronda un 70 por ciento, con la cual se mostraron en desacuerdo.

La audiencia local se desarrolló en el palacio municipal, donde además de autoridades de la ciudad hubo representantes de entidades y vecinos.

El ingeniero Roberto Quinteros, uno de los expositores como persona física, dijo a CasildaPlus.com que la empresa “lo que no explicó son los costos y por eso no sabemos cuánto nos cuesta (el servicio). A partir de ahí, esto no tiene fundamento”.

Según agregó, en Aguas Santafesinas “el 52 por ciento del gasto fijo corresponde a personal, con unos 1300 agentes, que en 2017 serán unos 1800; y en cambio el consumo de energía eléctrica solo representa el 6% del gasto variable”.

Quinteros lamentó que hubo “cosas que no se informaron”, pero también la “poca participación de la gente: de los alrededores, creo que no vino nadie. Eso preocupa”. Y recordó que las acciones de la empresa corresponden “en un 51% a la Provincia (acciones clase A), un 39% a los municipios (clase B) y el 10% restante al personal (clase C)”.

Por último remarcó que el aumento que pretende Aguas “no debe darse” por tres motivos: hace 10 años que el contrato entre la empresa y la Provincia es transitorio, la necesidad de que en el término de dos años se coloquen medidores para el 80 por ciento del servicio, y que haya una mejor comunicación de los presupuestos.

La primera audiencia fue el martes 22 en Rosario, y la segunda se desarrolló en Casilda, en tanto que la tercera y última será el martes 29 en Santa Fe. Una vez recolectadas las opiniones de cada lugar, el Enress (Ente Regulador de los Servicios Sanitarios) tratará de unificar lo recabado “y eso se eleva al Ministerio de Infraestructura, que es el que decide lo que va a pasar con la tarifa”, adelantó Lanfranco.