El sol brilló en la mañana de sábado y permitió que al acto central por el 169º aniversario del paso a la inmortalidad de José de San Martín pudiera realizarse en el espacio público que lleva su nombre. Un buen número de ciudadanos se convocaron a media mañana para rendirle tributo a uno de los personajes ilustres del colectivo nacional. Hubo ofrenda floral al pie de su monumento y minuto de silencio.

La intervención duró unos 45 minutos y giró en torno a una ceremonia protocolar, en clima de mucho respeto. Los colores celeste y blanco de las banderas de ceremonia que acompañaron el evento, se mezclaron con lo insignias de Perú y Chile, flameando en el mástil central. Representando las otras dos naciones en las cuales el Libertado rompió las cadenas de los opresores imperialistas.

Banderas de ceremonia.
Banderas de ceremonia.

El Intendente, Juan José Sarasola, arrió la bandera, y más tarde fue invitado por los miembros de la Asociación Sanmartiniana a brindar una ofrenda floral. En ese breve pero significativo gesto, fue escoltado por integrantes del Concejo Municipal, de las fuerzas de Seguridad local y del Cuerpo Activo de Bomberos Voluntarios. 

Antes de entonar las canciones patrias hubo un silencio absoluto con miradas hacia cielo. Una representante de la Asociación Sanmartiniana reveló que el General murió justamente un sábado, y que su deceso comenzó de forma muy natural a partir de las 15 en la localidad francesa de Boulogne Sur Mer. 

Finalmente se entonaron las estrofas de las dos canciones que mejor representan la vida y obra de San Martín: el himno en su honor y la tan bella Marcha San Lorenzo.