La inseguridad es un flagelo que no distingue a ningún tipo de víctima aunque hay casos específicos donde las alarman se encienden. En Casilda, los chicos que estudian Ciencias Veterinarias suelen dejar sus casas para regresar a sus localidades de origen. Más de uno, al regresar, encontró con un escenario que los llevó a denunciar públicamente el mal momento que vivieron.

Jimena contó su caso testigo en Radio Casilda. Relató el robo de garrafas que incluso estaban debidamente sujetadas por una cadena que contenía candados para preservarlas unidas. Sin embargo, los maleantes se las ingeniaron para quitarlas y llevárselas junto a los reguladores.

"Siempre es un tema nuevo y entre nosotros ayudamos y compartimos. Se da en la mayoría y cerca de la facultad son más numerosos los robos", dijo la habitante del barrio Yapeyú quien apuntó otro tipo de hechos de inseguridad.

Si bien denunciaron el robo y reclamaron por un poste de luz que falta en España al 900, aún no recibieron respuestas positivas. "Acá nos conocemos todos y siempre roban las mismas personas", resaltó la estudiante quien se mostró indignada con lo que los propios policías le dijeron cuando realizó la denuncia. Escuchá el testimonio de Jimena: