Luego del plenario realizado en la sede de la OUM, los trabajadores y empresarios de la ciudad acordaron llevar adelante una movilización a finales de la semana próxima. Si bien está latente la posibilidad de que la CGT haga un llamado a nivel nacional, esa marcha se concretaría en la segunda parte del mes de junio.

Desde la Intersindical Casilda entienden que la congregación del viernes 8 tiene que ser multitudinaria e involucrar a todas las partes. Por eso harán un pedido expreso al Ministerio de Trabajo para solicitar un permiso que le permita a todos los obreros poder manifestarse esa mañana. 

“La posibilidad de que se descuenten esas horas está, pero no queremos que se tome ninguna represalia posteriormente. Vamos a estar hablando con cada empresa para que no se corten los premios de asistencia”, adelantó Juan Storlini, de la OUM, a Radio Casilda. Distinta será la situación para los docentes de Amsafé, quienes desobligarán las actividades a partir de las 10.30 y por la tarde se trabajará con normalidad.

“La única forma de que el Gobierno escuche es cuando los trabajadores salen a la calle”, insistió el miembro de la Intersindical. Al tiempo que remarcó que los dueños de comercios y empresa están "metidos en el mismo problema" porque la plata no alcanza.

La marcha comenzará en la esquina de 25 de Mayo y Buenos Aires. Desde allí, se caminará por la principal arteria de la ciudad hasta la Plaza Casado de los Mástiles. En ese lugar emblemático habrá lugar para no más de dos o tres oradores.