La semana pasada se había anunciado el cese del contrato que Pami mantenía con algunos laboratorios encargados de fabricar remedios para los abuelos. La situación se sigue agravando con medidas que se refieren al cambio en la modalidad de pago a las prestadoras de servicios médicos privados.  En Casilda, por el momento, no hay problemas al respecto. Pero todo parece pender de un hilo.

“No se trata de un inconveniente general, se da en algunos puntos del país. Lo cierto es que existe un cambio en la modalidad de pago, se está volviendo un poco a la cápita y cada institución analiza si le conviene o no”, contó Reinaldo Corvaro, del Centro de Jubilados local, en diálogo con Radio Casilda. Para llevar mayor tranquilidad, vale decir que los médicos de cabecera de los afiliados casildeneses están trabajando con normalidad.

Uno de los problemas a nivel regional se originó con un sanatorio de la localidad de Firmat. De todas maneras, Corvaro advirtió que hubo reuniones hace poco tiempo atrás en las cuales se avisó que dicho instituto no estaba de acuerdo con la nueva propuesta de Pami.

Por otra parte, el referente del Centro de Jubilados y Pensionados aseveró que hay un recorte evidente en los descuentos de los medicamentos y trámites a los cuales deben acceder. Según dijo, se hace una evaluación de cada beneficiario en particular para otorgarle o no determinados derechos. “Cada persona que viene nos trae preocupaciones y con total justificación. Todos estamos pagando las consecuencias de forma diferente. Lamentablemente siempre le toca a la gente grande”, remató.