Los trabajadores de la rama metalúrgica son los que más se han movilizado durante los últimos días. Es manifiesta la crisis que atraviesa el sector y por ende, las medidas de fuerza se producen constantemente. El caso de D.M.S es el más paradigmático en la ciudad.

La semana pasada, los trabajadores cumplieron siete días de paro. Este lunes, los trabajadores de Gherardi fueron solidarios para con su colegas y llegaron a plantearle el tema al Intendente Sarasola. Para este martes, hay programada una olla popular en la puerta de la casa de uno de los dueños de la metalúrgica. Lo mismo sucederá el miércoles en el domicilio de su socio.

Las vías de solución no aparecen para los once empleados afectados.  La explicación que les dieron a los delegados que representan a los obreros es que hay un pago trabado de parte de la firma rosarina Secco y hasta tanto no sea habilitado, no les pueden abonar el sueldo de noviembre. El único ofrecimiento que recibieron es el de abonarles un 25% del sueldo para que continúen con sus labores y tal cuestión, fue desestimada de plano. 

Mario Ducks, uno de los directivos de la Unión Obrera Metalúrgica, criticó el accionar del Ejecutivo Municipal. Al mediodía Juan José Sarasola fue abordado por los trabajadores y dijo estar al tanto y ocupándose del conflicto.