El cortometraje A War – Una Guerra, filmado en el verano en la localidad de Los Molinos, participará del festival más antiguo del mundo en lo relativo a cortometrajes de medio ambiente. El film es dirigido por Tomás del Castillo, oriundo de la mencionada localidad, y su compañero puntano David Páez. 

Ambos son estudiantes de las carreras de Guión y Dirección de Cine y Vídeo, y de Postproducción de Cine, Vídeo y Televisión de la Universidad de La Punta (ULP), respectivamente. “Tenemos el honor de ser el único cortometraje argentino en la categoría, y uno de los tres cortometrajes sudamericanos que estarán presentes. El corto quedó entre los 20 mejores de 1700 piezas audiovisuales de todo el mundo”, recalcó Páez

El Ficma (Festival internacional de Cine de Medio Ambiente) es el festival elegido desde hace siete años por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), para realizar muestras itinerantes en los 36 países de Latinoamérica y el Caribe. La edición 2016 se desarrollará del 3 al 11 de noviembre en Barcelona, España.

“Cuando nos enteramos de que fuimos seleccionados fue una gran noticia, nos enorgullece ser los únicos de Argentina”, manifestó Tomás. “Estamos más que contentos, sobre todo porque tenemos dos cosas en común: el interés por la temática ambiental y por lo cinematográfico, y lo pudimos volcar en un corto”, agregó.

Confesó que "star entre los 20 mejores en un festival de otro país es una experiencia más que importante, no solo porque nos hacemos conocidos en el mundo, sino también, porque se difunde el mensaje del corto con un alcance internacional”.

En este marco, ambos manifestaron su preocupación por el medioambiente y la importancia que tiene para ellos concientizar a través de realizaciones audiovisuales. “Sabemos que el corto es fuerte, hasta a mí me impactó verlo terminado, pero justamente lo hicimos para que tuviera alcance y generase impacto. Creemos haberlo logrado”, recalcó David Paez.

A War – Una Guerra está ambientado en 2045 y cuenta la lucha que el futuro librará el hombre por el agua. “Hay dos niños, quienes mantienen la inocencia y las ganas de ayudar al otro. Cosa que los adultos no: estos solo piensan en su bienestar y sólo luchan por el agua para su propio consumo”, dijo Tomás.

Este corto de casi cuatro minutos fue hecho en Los Molinos y sus actores son vecinos de esa localidad del departamento Caseros.

El corto filmado en Los Molinos ya ha sido reconocido anteriormente: ganó premios en el Festival Rec de La Plata y en la Asociación Santafesina de Televisión por Cable.