El programa Esfuerzo Compartido sumó otra iniciativa que apunta a dejar en buenas condiciones distintos puntos de la ciudad. En este caso, las reparaciones se están llevando a cabo sobre los caminos rurales. Gracias al aporte de los productores locales y el trabajo de los empleados municipales, se avanzó en el reacondicionamiento de ciertas arterías que estaban bastante castigadas.

“Surgió como una necesidad que se enmarcó dentro del programa. Ya habíamos realizado algo similar con veredas y calles dentro del ejido urbano”, destacó Marta Lapegüe, secretaría de Obras Públicas.  Las intervenciones tuvieron lugar en la zona oeste de la ciudad, más precisamente en el camino conocido como Paso Hondo, el cual va desde la ruta Nacional 33 hacia el río Carcarañá.

Ambas partes aportaron elementos a la causa para que labor sea más llevadera y eficaz. El Municipio puso a disposición las motoniveladoras con las que cuenta y, además, envió el capital humano. Por su parte, los ruralistas sumaron tractores con discos que permitieron agilizar la tarea. De hecho, según pudieron detallar las autoridades, todos mostraron muy buena predisposición. Las tareas que se hicieron, principalmente, tuvieron que ver con abovedado y limpieza de cunetas.