En la zona de calle Rioja entre Lavalle y San Lorenzo hay puentes que están desestabilizados y corren riesgos de derrumbe. La gente del lugar nota que se mueven, pero además es evidente que no se respeta su condición peatonal. Las personas no sólo van caminando, otros andan en bicicleta y hasta en moto, lo cual condiciona la firmeza del cruce.

Las maderas se están separando al punto que después caen.
Las maderas se están separando al punto que después caen.

Las estructuras de hierro pintadas de amarillo, tienen una base de maderas ajustadas mediante tornillos. Lo más problemático es que algunas maderas faltan, porque se desajustaron y cayeron. Así sucede en la intersección de Rioja y San Lorenzo. Y en peores condiciones está el que se encuentra a cuatro cuadras, en Rioja y Lavalle en el que se advierten huecos visibles entre las maderas.

Los habitantes del lugar mostraron mucha preocupación ante lo deteriorada que se muestran las pasarelas. Demetrio, quien vive en las adyacencias y todos los días recorre el pasaje, contó que "el puente hace seis o siete años que se está carcomiendo. Ya tenía carcomidas las bases, se siguen carcomiendo, están casi en el aire. Si vos te parás con un pie en la última madera del puente, notás como tiembla, cmo se mueve", relató el vecino en Radio Casilda.    

Las bases de la pasarela están descalzadas y está claro que más allá de la mano de pintura que se le dio el año pasado, falta mantenimiento e las maderas y un arreglo de la cabecera. "¿Qué necesitamos que el puente se caiga y cause la muerte de una persona para que tengamos claro que el puente estaba descalzado?", se preguntó Demetrio.