Los titulares de licencias de radiotaxis hicieron llegar hasta el recinto del Cuerpo Legislativo su deseo de elevar las tarifas actuales. El último aumento se registró hacia finales de agosto, sin embargo la magra situación económica aceleró los tiempos y los relojes podrían a ser reprogramados otra vez a mediados de noviembre.

"Venimos con un atrasado importante. Si bien tuvimos una actualización hace poco tiempo, en noviembre del 2016 no hubo aumento y quedó el precio desfazado", contó Ángel Martínez, tesorero de la asociación. Los gastos de mantenimiento que están teniendo que absorber les dificulta obtener rentabilidad. Los combustibles se fueron por las nubes y el Drei tuvo un salto del 300%. 

Ante este panorama, los tachero requieren una actualización que rondaría el 10%. Se traduciría una elevación de 4 pesos en la bajada de bandera y 20 centavos en la ficha. El viaje diurno costaría de mínima $42, con un añadido de $1,80 cada cien metros. La nocturna -de 22 a 6-, que también incluye domingos y feriados, treparía a $46 y $2 por ficha. Mientras que el precio especial para jubilados sería de $36 y $1,70 la ficha.

El pedido pasó a comisión, aunque los taxistas confían en que habrá buena predisposición de parte de los ediles. Se encargaron de soslayar que todas las unidades están en buenas condiciones y que cumplen con el requerimiento de hacer la RTV cada seis meses. De todas formas, creen que sería pertinente reducir el número actual de chapas, que se encuentra en alrededor de 245 coches.