Los metalúrgicos de Gherardi se manifestaron en solidaridad con sus compañeros de DMS, quienes están en huelga por falta de pago y desaprovisionamiento de materiales, y también para alzar las pancartas contra las reformas previsional y laboral que busca imponer el gobierno nacional en el Congreso.

Si bien los empresarios a cargo de Gherardi les informaron a los trabajadores que no les pagarán las horas no trabajadas, los obreros igualmente acataron la medida de parar y movilizarse de forma unánime. Los alrededor de 200 empleados cortaron la 33 y se manifestaron desde el boulevar 25 de Mayo hasta las calles céntricas.

 
Los trabajadores unidos en la Plaza de los Mástiles.
Los trabajadores unidos en la Plaza de los Mástiles.

En horas del mediodía, se sumaron a las columnas encabezadas por sus compañeros del área municipal y de ATE, quienes desde las 12 se plegaron a las columnas en la Plaza de los Mástiles. Jubilados de la ciudad también marcaron su postura frente a las puertas del Municipio.

"No es una reforma, es un ajuste. El pueblo les termina pagando a los usureros. Este gobierno es genuflexo a los intereses extranjeros, porque son sus intereses", dijo un trabajador retirado en Radio Casilda.

 
Juan Storlini, el delegado de la Unión Obrera Metalúrgica tomó la palabra en la Plaza y luego se dirigió al palacio municipal junto a las columnas de trabajadores que le pidieron a Juan José Sarasola que fije una postura respecto a las reformas que se discuten a nivel nacional. El Intendente salió al hall del Palacio y pidió que se discuta desde el diálogo y no en la lógica del blanco y negro.