Los funcionarios municipales tuvieron su segunda experiencia trasladando sus despachos a los barrios de la ciudad. A lo largo de tres horas recibieron inquietudes de los vecinos de Barracas. El programa está teniendo buenas repercusiones en propios y ajenos.

Sarasola y compañía se hicieron presentes ayer en la Capilla San Nicolás y fueron recibidos por las autoridades de la Asociación Vecinal de barrio Barracas, la cual recientemente obtuvo su personería jurídica. Su presidente, Héctor Hachén, charló con Radio Casilda y sostuvo: “Creo que es una iniciativa importante, porque no es sólo una charla con el Intendente, hay varias personas capacitadas para dar respuestas”.

Los funcionarios estuvieron mano a mano a los vecinos.
Los funcionarios estuvieron mano a mano a los vecinos.

Los principales pedidos estuvieron orientados a la mejora de la obra pública. Varios ciudadanos exigieron mejorado sobre calle Catamarca, ubicada a la vera del Canal Candelaria. Una zona de difícil tránsito en los días lluviosos. También se requirieron trabajos de bacheos y una pronta intervención sobre el sector de Washington al 1700, donde se levantó la calzada y se nota un gran desnivel.

Por otro lado, también se puso sobre la mesa la problemática de la inseguridad. La falta de luces en algunos sectores, los han transformado en potencialmente peligrosos. En ese sentido, remarcaron algunos sucesos que acontecieron sobre calle San Luis y sobre Moreno, pasando la pasarela del canal.

“Vino mucha gente, pero no todo lo que esperábamos”, enfatizó Hachén. El horario laboral le jugó en contra a algunos individuos, que de todas formas hicieron llegar sus sugerencias mediante las voces de allegados o autoridades de la vecinal.

Los principales problemas de Barracas en la voz de su presidente