En la mañana de este viernes, los vecinos del barrio ubicado desde la Ruta 33 hacia Fuentes se reunieron con el abogado del loteador y las autoridades del municipio para dejar en claro una situación que los preocupa. El reclamo más concreto es que pretenden contar con el estabilizado de las calles como el resto de los sectores de la ciudad.

Días atrás, hubo quejas por el cobro de impuestos por servicios que no existen en Los Tilos, error que la Municipalidad admitió y prometió subsanar. Sumado a esto, en el inicio de esta semana se acumularon unos milímetros y los vecinos documentaron las dificultades para transitar en la zona.

La mayoría de los ciudadanos que se establecieron allí, hace cinco años que adquirieron sus terrenos y aún no cuentan con un estado aceptable de las calles del lugar. ¿De quien es la culpa? Es un tira y afloje entre la Municipalidad y el loteador en el cual, los vecinos se encuentran situados en la incertidumbre. 

El Secretario de Planeamiento Urbano y Vivienda, Fernando Sambrailo expresó esta semana que falta realizar la entrega de materiales para el estabilizado de las calles de parte del loteador. Por otra parte, quienes viven allí contaron que "un día nos dicen que somos parte de la Muni y otros no, y la calle de acceso es imposible de transitar".

La reunión de este viernes trajo algunas vías de solución. Hacen falta 120 toneladas de piedras o escoria, 15 toneladas de cal vial y 28 camiones de suelo seleccionado. Esos materiales le corresponden aportarlos al loteador, que en esta oportunidad estuvo representado por su abogado, Fernando Tórtul. Sambrailo, Marta Lapegue y Patricia Ferraretto representaron al municipio y también estuvieron presentes los integrantes del Concejo. 

Lo acordado es que el loteador haga llegar los materiales y el municipio se encargue de realizar las obras. Algo similar ocurre con el ingreso de calle Mitre, aunque eso se hará a partir del esfuerzo compartido de todos los vecinos. Un capítulo que todavía parece lejos de escribirse dado que a la reunión sólo asistió una decena de propietarios de los más de 50 que se encuentran en Los Tilos.