Kurt Lutman colgó los botines hace largo tiempo y quienes lo vieron jugar aseguran que era un virtuoso con la pelota en sus pies. Sin embargo su mayor talento lo descubrió el día que se sentó a escribir. El ex volante de Newell´s estuvo una vez en la ciudad para presentar en sociedad su segundo libro.

A diferencia de lo que ocurrió con "El agua y el pez", su primera experiencia llevada a las editoriales, en este caso su trabajo fue mucho más arduo. En aquella ocasión todo comenzó como una sugerencia y se cristalizó mediante una recopilación de escritos que el artista ya había diagramado en el pasado.

Lutman y su pizarra.
Lutman y su pizarra.

Ahora, se animó a más y le dio vida a "Semillas para barriletes". A diferencia de su antecesor, este nuevo trabajo trae más tintes poéticos y se entrelazan otras pasiones del autor, más allá de su amor por el fútbol. El barrio, la vida, los pibes, son algunos de las palabra claves que atraviesan estas páginas.

El auditorio de La Cita Libros volvió a llenarse para escuchar a un hombre que narrar y lo hace bien en todas sus formas. Conocidos, amigos y también curisos, disfrutaron de un ameno encuentro que incluyó una reflexión acerca la actualidad del deporte más lindo del mundo y de cómo se ha ido transformando en una picadora de carne para quienes se atreven a desafiarlo.