El nuevo jefe de Policía de la ciudad ya está en funciones. Después de haber asumido el lunes, esta mañana se interiorizó de la modalidad de trabajo del personal de la agrupación cuerpos para diagramar el rastrillaje de la ciudad, y observar las estadísticas de los hechos y reforzar el patrullaje según los días y horarios donde se producen los hechos. En líneas generales, Albornoz se define como un policía de calle.

"Me gusta estar arriba de un móvil, en la calle. Ir patrullando con el resto del personal", reconoció en diálogo con Radio Casilda. Este martes se reunió con todas las unidades para poner más efectivos en las calles. Posteriormente hablará con los jefes y luego con las autoridades vecinales de la ciudad.

 

Según sus propias palabras, desde el Ministerio de Seguridad le pidieron que le brinde la seguridad que se perdió a la ciudadanía y para ello, también se acercará a los comerciantes, en un encuentro en el que intercederá el intendente Juan José Sarasola.

"En un trabajo mancomunado podemos ir creciendo y tener mejores resultados. Nos tenemos que ayudar entre todos. La policía no es el único responsable de todas las situaciones", manifestó el flamante jefe policial del departamento Caseros que dijo estar "muy confiado para cambiar esta situación".

Albornoz se capacitó este año en New Orleans, Washington y New York donde estudió los procedimientos tecnológicos de la policía norteamericana, a partir de los cuáles comprobó que se obtienen mejores resultados en la prevención del delito y esclarecimiento de los hechos.

La Unidad Regional IV de Policía está encabezada por Albornoz, quien está a la espera del subjefe. Ese puesto aún está vacante por lo cual se espera la designación del Ministerio de Seguridad de la Provincia.