Luego de luchar para que esto pase, el pasado viernes se conoció que la Escuela de Educación Media para Adultos Nº 1243 pasó a llamarse "Alumno Leopoldo L. Zavala", en memoria a aquel joven que en el 2013 sufrió un accidente laboral y perdió la vida. Se había recibido en el 2011 de dicha entidad educativa, pero el afecto por él, quedó reflejado en el dolor que causó en su partida.

"Obviamente que me duele la muerte de mi hermano porque lo espero todos los días, y porque era una persona alucinante, creo que por eso se da lo que esta pasando con el nombramiento de la escuela. Tuve la suerte de ser el hermano, esto no es una casualidad ni un regalo, el que lo conoce, sabe porqué, yo le agradezco a los que llevaron adelante el proyecto", explicó Matias Zavala, hermano de Leopoldo en diálogo con Radio Casilda.

Las palabras tomaron el estudio, la reacción positiva de la familia quedó a las claras, es que "dentro de la desgracia de que se vaya tu hermano o tu hijo, como les paso a mis viejos, que una escuela tenga el nombre de Leopoldo... a mi me pasa algo en el cuerpo que es increíble, él como persona no lo buscó pero como hablan los profesores y los compañeros, se nota como era de persona", sumó emocionado Mati.

"Estamos muy orgullosos", expresó haciendo alusión a toda la familia, y aprovechó el encuentro radial con Tomás Morales, docente de la 'Leopoldo Zavala', para agradecerle por todo lo que concretaron para llegar a este gran reconocimiento, y a quienes en algún punto, le tendieron una mano para atravesar tan triste momento.

Luego de más de treinta años, la escuela que noche tras noches alberga a una importante cantidad de alumnos y alumnas, tendrá en su ingreso un nombre que se pensó, estudió y gestionó. "Lo que generaba Leopoldo no te lo puedo explicar, el día que falleció, luego de que lo trajeran, a la noche se tuvo que cortar la calle 1º de Mayo porque la gente estaba toda parada en la calle", contó a modo de ejemplo el entrevistado.

Entre sus frases, Matias destacó: "Él era un chabón que si lo conocías te enamoraba, era una persona que demostraba amor, simpleza, lo que tenía te lo daba y lo que no, te lo buscaba o te lo generaba... Si estaba mal, no te dabas cuenta. Era una persona que generaba amor".

De ahora en más, el Empa no llevará solo un número, sino recitará un trozo de historia que hace honor a un ser local que en los pocos años que supo vivir en la ciudad, logró cosechar afectos y luego de sembrar compañerismo y amor. En cada acto de inicio o fin de curso, se escuchará su nombre, en cada rencuentro, se escuchará su nombre. Llegó el momento de quedar en la historia, Leopoldo.

Escuchá la entrevista de Matias Zavala y Tomás Morales al aire de Radio Casilda.