Siguen los problemas en las calles de la ciudad y en este caso la nueva víctima fue una mujer que estaba caminando en el barrio Granaderos a Caballo. A pocos metros de llegar a su casa, fue abordada por un hombre que se subió a la vereda con una motocicleta negra y le exigió que le entregara sus pertenencias.

La víctima ingresó a su domicilio en estado de shock, repitiendo la frase “me robaron, me robaron”. Su madre intentó contenerla y se interiorizó sobre la lamentable situación. Según pudo relatar la joven, le entregó su teléfono celular y el ladrón quiso quitarle también su cartera. Aunque finalmente se retiró luego de darle unos 500 pesos que llevaba en su billetera.

El hecho tuvo lugar cerca de las 6.30. La chica se había bajado en la terminal de ómnibus luego de un largo viaje en micro y quiso ahorrarse el viaje en taxi, por eso emprendió el camino de regreso sin tanto apuro. Cuando estaba por calle Urquiza al 1600, tuvo la mala fortuna de toparse con el mencionado individuo. “Llamamos al 911 cerca de las 7.30 pero nos dijeron que era muy tarde para comunicar el robo. Que nos teníamos que acercar hasta jefatura para dejar sentada la denuncia”, comenzó María Eva, la madre de la joven, en Radio Casilda.