El gerente de la regional sur de la Empresa Provincial de la Energía (EPE), Alejandro Arranz, murió a primera hora de este martes, a raíz de un accidente vial ocurrido en ruta 33, a la altura de la localidad de Murphy. Debido a la tragedia, la sede Casilda de la distribuidora eléctrica cerró sus puertas en señal de duelo.

Cerca de las 6:30 de la mañana, a la altura del kilómetros 638,5 del corredor vial, cerca del peaje. Alejandro Arranz (52), oriundo de Venado Tuerto, se dirigía desde esa ciudad a Firmat a bordo de un Chevrolet Corsa, cuando delante de él se produjo una colisión entre un camión y una Ford Ranger.

Arranz no logró evitar el accidente, y el auto que conducía volcó sobre la banquina y terminó semi sumergido en una zanja inundada. Bomberos y policías que acudieron luego a la escena, rescataron del interior anegado del Corsa el cuerpo sin vida de Arranz.

En tanto, dos de los tres ocupantes de la camioneta sufrieron heridas y fueron asistidas. Una tercera resultó ilesa, al igual que el conductor del camión.

La ruta permaneció cortada con un operativo policial y fue liberada pasadas las ocho de la mañana.

Con el correr de las horas se fueron conociendo detalles y se supo que se trataba el gerente regional de la EPE. A partir de ello, en Casilda la noticia conmovió a los trabajadores locales de la empresa, cuya sede cerró sus puertas como forma de acompañar el duelo.

Alejandro Arranz era el gerente de la regional Sur de la EPE, abarcando gran parte del sur santafesino con sede en Casilda, Firmat y Venado Tuerto.