En Nueva Roma D pasa de todo. Lejos de las luces del centro, los robos son moneda corriente y la suciedad se reproduce en todas las esquinas. La triste pintura se completa con niños que viven inmersos en la dura realidad de sus familias.

En la zona comprendida entre las calles Alsina, Pasco, Guido y Villada, en las últimas semanas robaron garrafas, bicicletas, y atacaron un patrullero. La policía comunitaria se asienta a escasos metros del lugar y está atada de pies y manos ante una banda de alrededor de diez adolescentes que cometen delitos a diario. 

Los microbasurales se multiplican en Nueva Roma D.
Los microbasurales se multiplican en Nueva Roma D.

"Pasaba una patrulla y le tiraron un gomerazo y le rompieron el panel de atrás. Algo también pasó de un chico que amenazó a un policía con un cuchillo", relató uno de los vecinos que vive sobre una calle de tierra que está marcada por las huellas que se forman los días de lluvia.

Alejandro, otro de los lugareños, manifestó que un pasillo viven siete familias, y que del otro lado del pasillo donde se asientan viven otra cantidad similar de familias. Incluso, uno de ellos estuvo imposibilitado de moverse por sus propios medios por una operación y nadie pudo asistirlo utilizando una ambulancia.

"Es un desastre. En la esquina está la policía y no hacen nada. Lavan los autos, yo no entiendo más nada. Cuando baja el sol no sale más nadie. No hay luz, más lo fines de semana. No podés dejar nada afuera. Es un peligro. Están armados y la patrulla no anda por acá a la noche", relató Alejandro en Radio Casilda.

Por si fuera poco, se amontona la basura y se forman varios microbasurales en el lugar. La situación de pobreza en algunos casos, es tal que los mayores caminan con sus niños revolviendo los desechos. En Nueva Roma D se vive una realidad muy dura y según las palabras de los vecinos, "ningún político aparece".