Llegó la Navidad pero el arbolito se quedó sin luces en medio de la noche del 25 de diciembre. Este lunes, gran parte del barrio Nueva Roma se fue a dormir sin luz. En esta oportunidad, la culpa la tuvieron las tormentas del viernes, que deterioraron el servicio para los días siguientes.

El 22 de diciembre salieron fuera de servicio dos líneas de media tensión urbanas. Una de ellas, absorbió toda la carga de la otra para no dejar sin servicios a los clientes a los que suministraba el equipo que se estaba reparando. Después de dos días, se presentó un inconveniente.

 

“Anoche una de las cuchillas de un seccionador de esa línea que estuvo expuesta a mucha carga el día viernes, se prendió fuego, se derritió e hizo que saliera de servicio esa línea. Es un trabajo que demora un tiempo. Los vecinos escucharon la explosión y nos avisaron donde fue. Es una de las líneas que más clientes abarca”, explicó David Valle en Radio Casilda.

El titular de la Empresa Provincial de Energía en la ciudad aseguró que la idea fue recuperar rápido el servicio el viernes y terminó perjudicando a la gente que se quedó sin luz el lunes. Igualmente marcó que “se está trabajando aunque todavía no tenemos las instalaciones ideales para absorber mucha carga”.

 
 

En el caso que a alguien se les haya dañado equipos, los usuarios deben presentarse en las oficinas de la EPE, ubicadas en Ovidio Lagos y Fray Luis Beltrán de lunes a viernes de 7.15 a 12.15. Los requisitos para armar el expediente y que cada caso sea evaluado, son informados durante el trámite.