La idea de la implementación de un programa destinado a recorrer los barrios ha tenido buena repercusión de parte de los vecinos locales. Al menos es lo que sienten y expresan las personas que ya tuvieron la oportunidad de charlar cara a cara con quienes deben atender sus necesidades. La última experiencia se llevó adelante en Nueva Roma y hubo un desfile de ciudadanos a lo largo de tres horas.

El mismo Intendente, Juan José Sarasola, contó en Radio Casilda que la primera impresión ha sido “sumamente positiva”. En ese mismo tenor admitió que el contacto directo con los vecinos les permite aclarar cuales conflictos se pueden solucionar en lo inmediato y cuales requieren de una intervención más importante.

De último paso por la Vecinal Nueva Roma, los funcionarios pudieron entrevistarse y llevarse impresiones de como viven los habitantes del sector que, habitualmente, esgrime mayor cantidad de protestas. Si bien en la mañana de jueves estuvieron presentes casi todos los miembros del gabinete, las secretarías más solicitadas fueron las de Planificación y Obras y Servicios Públicos. También hubo un buen caudal de consultas hacia Desarrollo Social.

Algunos de los testimonios que se pudieron recoger desde el lugar, se refirieron a la falta de iluminación en calles ubicadas en los sectores C y D. Una señora pidió por la pronta reparación de tres postes ubicados en Calle Pública al 2800. De hecho, narró una historia particular de una caída que se provocó por la oscuridad que impera cuando cae el sol. Otro grupo de vecinos bregó por ampliar el tendido eléctrico de calle Vélez Sarsfield, desde Tomat hasta el Boulevard América.