La semana pasada le había tocado a los vecinos de calle Güemes al 2600, quienes expresaron su malestar por las ramas que dejaron en el medio del paso los trabajadores que recortaron las copas de los árboles de ese sector. Pero parece que eso no fue todo, porque este fin de semana aparecieron restos de verde en el cantero central de Ovidio Lagos, entre Villada y Echeverría. Hay furia entre los habitantes de la zona.

Uno de los tilos que quedó "pelado".
Uno de los tilos que quedó "pelado".

Los vecinos que prestaron su testimonio adujeron, entre otras cosas, que no le encuentran sentido al trabajo que estuvieron realizando los contratistas la Empresa Provincial de la Enegería. "No es temporada de podas y las ramas ni siquiera estaban cerca de tocar los cables", exclamó uno de los pobladores. 

Lo que más llama la atención, más allá de una labor que está fuera de época, es la contundencia con la que se está llevando adelante. La mayoría de los árboles fueron literalmente desnudados. "Los están asesinando. No se puede creer", insistió otro de los vecinos. Inclusive hubo particulares que utilizaron serruchos para emparejar ramas que habían quedado colgando.

Para sumarle más leña al fuego, el municipio estuvo otra vez exento de este accionar y este episodio se añade a lo ocurrido la semana anterior. Las ramas quedaron situadas en el cantero central a la espera de quien alguien las retire.