Los afiliados a Pami vuelven a verse involucrados en un conflicto que los coloca en una posición incómoda. Según los representantes farmacéuticos, la obra social de los jubilados rescindió de forma unilateral el contrato que los unía y desde el próximo 29 de junio no habrá más descuentos a los afiliados. Pero hay declaraciones son cruzadas. Es que desde Pami aseguran que las rebajas en medicamentos no se modificarán. 

Para Fernando Milán, delegado del Colegio de Farmacéuticos en Casilda, el principal inconveniente radica en que Pami no mantiene un diálogo fluido con las responsables de las farmacias y solamente se empeña tomar medidas que perjudican a esos negocios. “Actualmente están gastando cerca de 3 millones de pesos mensuales en medicamentos y quieren reducir esa cifra”, contó.

Según detalló Milán, habrá una retención mayor de parte del Estado hacia las farmacias. Esa cifra pasaría del 15% al 18% del total facturado. Además, se planea dividir las drogas de acuerdo a la patología. En ese sentido, los remedios para pacientes con diabetes o problemas cardiológicos no se tocarían. Sin embargo, se pondría un tope para otros tipos de medicamentos.

Para sumar más leña al fuego, Milán ventiló que desde el pasado 12 de mayo no se están entregando pañales a los afiliados de Pami porque no hubo preocupación de renovar el vínculo que garantice ese beneficio.