Ya no caben dudas de que la figura de Pablo Marisi llegó para hacer historia grande en la liga de República Dominicana. El último fin de semana consiguió su tercer trofeo con una camiseta distinta. Esta vez le tocó festejar con Atlético Pantoja, el cual se impuso en la tanda de penales por 3 a 0 al Cibao. El casildense ejecutó la primera conversión de los suyos.

Lo curioso de la situación es que Marisi había escogido cambiar de destino para este 2019, luego de defender los colores de Cibao. Justamente, el conjunto al cual terminó amargando en la definición. No hubo gritos a lo largo de los noventa minutos, pese a una leve superioridad de los vestidos de naranja. En el alargue tampoco se rompió la paridad, ya con la piernas demasiado cansadas y la menta nublada.

Fue así que se procedió a la definición desde los once metros. El ex Aprendices abrió el fuego con un tiro certero y lo imitaron Robert Rosado y Carlos Rosell. Los dueños de casa cayeron rendido ante las manos del experimentado arquero Miguel Odalis Báez, quien tapó dos ejecuciones. Nada más que agregar, el título quedó para los de la capital.

El hombre criado en Nueva Roma no para de sumar alegrías, desde su irrupción en el fútbol de Centroamérica en la temporada 2017. Le dio su primera estrella al Atlántico, rompió el maleficio con Cibao y, ahora, hizo que Atlético Pantoja se transformara en el primer elenco que repetir una estrella. Dado que ya lo había conseguido en el 2016. Ahora, el torneo entrará en un breve receso antes de que comience el Torneo Clausura.