Ramiro Hernández mantuvo su puesto como presidente comunal en Villada. El representante del Frente Progresista Cívico y Social se impuso a partir de sumar 421 votos contra los 417 de Mariano Vega, candidato del justicialismo. A pesar de la ajustada derrota, el hombre del PJ apunta a ser una minoría responsable.

"Es una sensación inexplicable. Es rarísimo. Te da un sabor amargo estar tan cerca, pero estamos muy conformes porque es la primera vez que nos presentamos y el otro candidato cuenta con todo el aparato. Era una lucha que íbamos a dar hasta el final", dijo Vega en Radio Casilda.

La última vez que el PJ se había presentado en Villada había sido en 2011, año en el que el FPCyS se quedó con el gobierno comunal. Tras eso, la oposición de Hernández la conformaron partidos vecinales y una lista de Cambiemos. Esta vez el PJ buscó ser "amplio y armar una lista heterogénea en la forma de pensar y homogénea en el objetivo de cambiar una realidad que no es la mejor", según palabras de Vega.

Si bien falta el escrutinio definitivo, el candidato que perdió la elección no cree en suspicacias ni votos recurridos. Confía en los fiscales y acepta la derrota. Lo más curioso es que se habilitó un padrón para extranjeros compuesto por seis personas y la diferencia a favor del actual jefe comunal fue de 5 a 1, justamente lo que terminó inclinando el resultado para el bando oficialista del pueblo ubicado en ruta 33, entre Chabás y Firmat.