Pasaron largos años desde que la última vez que la Residencia Avelino Lóttici tuvo en sus instalaciones a los abuelos. Desde entonces se han sucedido varias licitaciones y obras que nunca llegaron a buen puerto. La última se conoció hace muy pocos días pero no trajo tranquilidad entre quienes creen que existe escasa información al respecto.

“Hoy en día el hogar se cae literalmente a pedazos. El que pasa lo puede comprobar. Ni siquiera hay alguien que vigile el lugar, puede ingresar cualquier persona”, aseveró Tomás Morales, una de las personas que integró la comisión que se formó en defensa del sitio.  El ex Defensor del Pueblo es alguien que conoce desde cerca el tema y pidió considerar la posibilidad de incorporar vigilancia al predio o que se equipe con cámaras de seguridad.

Lejos en el tiempo quedó aquel viaje a Buenos Aires en 2014, en el cual se enseñó una maqueta y se prometió una refacción que no excedería los noventa días de ejecución. Incluso hubo rúbricas de autoridades locales, de ese momento, que parecían darle mayor transparencia al acuerdo. La realidad fue otra.

Para tratar de agilizar los trámites y los vistas a dar una llamado de atención, está planeada una convocatoria para el próximo miércoles a las 9 frente a la Residencia.

Morales insistió en que ven demasiado estancamiento en todos los sectores que deberían estar involucrados en el asunto. De hecho, desde hace algunos días, está utilizando su cuenta personal de Facebook para hacer una cuenta regresiva irónica del tiempo que falta para que los abuelos vuelvan al hogar…