Es un reclamo cada vez más habitual. Los usuarios que deben abonar el impuesto de la patente de su automotor sufren el cobro de intereses por pagar fuera de término, pero no lo hacen por desidia sino por fallas en el sistema de reparto.

El tema llegó al Concejo, ya que el edil Pedro Sanitá llevó las quejas de los vecinos a la primera sesión del Concejo de este jueves. El reparto con atraso del Impuesto sobre la Patente Automotor origina recargos por intereses a la hora de abonarlo y la mayoría de los usuarios se opone a pagarlo.

Por este motivo, el cuerpo de concejales impulsó un pedido a la Administración Provincial de Impuestos para que, en caso de reiterarse alguna anormalidad en el puntual reparto de las facturas, se exima del pago de intereses por mora a los propietarios de titulares. La cuestión fue tratada sobre tablas, y resultó aprobada por unanimidad.

En la oficina del API en Casilda, en febrero, las boletas llegaron el miércoles 14 y en la Municipalidad estaban listas para repartir el jueves 15. Contando sábado y domingo en el medio, había tiempo para pagarlas hasta el martes 20, aunque incluso hay vecinos que todavía no recibieron el formulario.