Hace tres meses, los dueños del local comercial Grüne de calle Lisandro de la Torre 2152 presentaron Plato Pendiente, una iniciativa que tiene como  objetivo que cada cliente que así lo desea, deje pago un plato -$120- o medio -$60- para que luego entregarle una porción de comida, con bebida y postre a niños o jóvenes necesitados.

En primera instancia los chicos del Hogarcito de Huérfanos San Cayetano disfrutaron el menú en las instalaciones del bar, ya que según explicó Andrés Stefoni en Radio Casilda: "La idea no es sólo darle de comer, sino integrarlo a lo que para nosotros es normal, ir a tomar algo y comer en un bar, con aire acondicionado, con música, algo que para ellos no es habitual".

"Por surte y gracias a la gente, la iniciativa viene muy bien, han donado más de lo que necesitábamos y por eso hemos invitado a otra instituciones como Acadín, la Capilla Sagrada Familia y el comedor Rinconcito de Luz", entre otras. 

La mecánica es la siguiente, los viernes al mediodía el bar abre exclusivamente para los chicos invitados, "le hacemos las veces del bar como corresponde, con todo lo que da en un día normal, con música y todo". Los números son variables en relación a la ayuda de los clientes, el promedio se maneja entre 17 y 66,  que fue el punto máximo de la propuesta.

"Estamos buscando el punto de equilibrio para saber a cuantos podemos ayudar, todo está por verse", apuntó Stefoni. El próximo viernes están invitados los chicos de la Capilla Sagrada Familia aunque se espera por la confirmación.

Todas aquellas personas que quieran colaborar, pueden acercarse al bar y ser parte de este proyecto que también figura en la aplicación para celulares con la que cuenta el bar. "Ojalá que la gente lo sostenga, de nuestra parte vamos a seguir invitando lo más que se pueda", cerró.