Almaceneros y supermercadistas locales están preocupados por la posibilidad de instalación de nuevas firmas en la ciudad, y en consecuencia mantuvieron una reunión con autoridades gubernamentales de la ciudad, donde acordaron elaborar un informe que dé cuenta del diagnóstico de situación por el cual están atravesando.

La reunión en el Salón Dorado del municipio.
La reunión en el Salón Dorado del municipio.

El encuentro tuvo lugar el Salón Dorado del municipio, donde estuvieron presentes concejales, la subsecretaria Legal y Técnica del municipio Patricia Ferraretto y representantes del mencionado rubro comercial. “Estuvimos hablando de cuáles son las cuestiones con las que nos encontramos en este momento, porque atravesamos una situación económica donde consideramos que hacen más falta compradores que negocios. Estamos e crisis y es complicado”, dijo la concejal Antonia Pierucci.

Los comerciantes plantearon a las autoridades la preocupación ante la posibilidad de apertura de nuevos espacios de venta de mercadería, lo que repercutiría directamente en sus negocios y en consecuencia en los puestos de trabajo.

En este sentido, desde hace tiempo se viene hablando de la posibilidad de que a la ciudad llegue una nueva línea de venta de medianas dimensiones, pero aún no hay nada concreto.

Por eso en la reunión hablaron sobre las ordenanzas y leyes vigentes referidas a este tema y acordaron la realización de un “informe socio ambiental, que van a realizar los empleados de comercio y la Cámara de almaceneros y supermercadistas” para tener un diagnóstico de la situación.

“Lo que tenemos claro es que debemos cuidar el empleo”, resaltó Pierucci, agregando que, de acuerdo a lo que observan actualmente, “ya estamos cubiertos con la cantidad de negocios que existen”.

Una vez elaborado ese informe, las partes volverán a encontrarse para seguir discutiendo el tema.