Las calles del barrio Granaderos a Caballo lucen muy descuidadas, mucho más que las cercanas a la ruta nacional 33 porque son vías de escape para los camiones que pretenden evitar la congestión que se genera en algunos tramos de esa ruta.

Bolívar al 1400 es uno de los puntos más deteriorados. Allí se ven pozos de gran tamaño, basura acumulada y una notoria falta de iluminación que colabora a generar inseguridad en el barrio. "No pasan la barredora ni los barrenderos. De Urquiza y Bolivar hasta antes de llegar a Rivadavia está lleno de pozos. Y el pasto le ganó terreno a la calle. Parecería que acá no se pagan impuestos", se quejó uno de los vecinos en Radio Casilda.

Luz de Bolívar
Luz de Bolívar

En la zona hay dos cuadras completas sin luz. Apenas un viejo poste que tiene una lámpara quemada desde hace meses. Las luces de las casas son las que iluminan las cuadras. Esto se nota aún más en invierno, donde los días son más cortos y anochece más temprano.

El otro gran problema es el estado del afirmado. Como la obra de reparación del 9 de julio corta una de las arterias de ingreso a la ciudad, la calle Bolívar es un paso casi obligado del tránsito pesado que circula desde los dos extremos, y algunas veces hasta en contramano según el testimonio de los propios vecinos.

Los habitantes del lugar dicen tener los comprobantes de cada impuesto que pagaron y señalan que los servicios no tienen relación con lo que ellos aportan al Estado. De hecho, dijeron sentirse discriminados y olvidados. En comparación con el mantenimiento que hay en otras zonas de la ciudad, el trabajo que ellos notan en su barrio es nulo.