El parate generalizado, la meseta en la industria local y la baja cuota que hay que cobrar a los asociados, conspiran contra la estabilidad financiera del Centro Económico. Las autoridades viajan este jueves a Santa Fe para gestionar ayudas y así superar un duro momento. 

"Estamos atravesando por una situación complicada. Es real. No vamos a desaparecer, pero es una situación difícil, agobiante. Lidiamos día a día con el AFIP, API, las leyes sociales, el costo de la electricidad. Estamos complicados", reconoció Gustavo Barraza, Secretario de la institución.

Barraza habló de un "arrastre de muchos años" y del alto costo operativo del Centro. El Secretario habló un importante déficit mensual que los obliga a utilizar mecanismos extraordinarios para generar recursos. La cuota de los socios, el alquiler de las oficinas, el salón de eventos, los asesoramientos y la boca del RapiPago son las fuentes de ingresos de cada mes.

Las ayudas de la Cámara Argentina del Comercio, las cenas y jornadas que se organizan no alcanzan para tapar el déficit. La próxima iniciativa es arreglar el edificio a partir del cobro de un bono contribución. La idea es agregar una boca para cobrar los impuestos provinciales y así contar con otra fuente de ingresos ante la dura realidad que atraviesa el Centro.