La falta de precipitaciones hace que quienes se desempeñan en tareas rurales se encuentren preocupados por el futuro. Suelos pocos húmedos que hacen no la mejor versión del trigo y una decisión cercana si la cosa no cambia. Así lo explicó el especialista rural, Marcos Cisneros, conductor de Semanagro (programa de Radio Casilda), en diálogo con El Equipo de la Mañana, por Radio Casilda.

"Es un panorama complicado debido a la falta de lluvias. Obviamente que si nos remontamos a las épocas de invierno casi no tenemos precipitaciones, son muy poquitos los milímetros esparcidos y después siempre se espera la tan ansiada tormenta de Santa Rosa el 30 de agosto, días antes o después. Normalmente algún chaparrón cae", explicó Cisneros.

"El gran problema es que venimos de un verano con pocas precipitaciones y ahí está la cuestión porque no hubo una acumulación suficiente de humedad en el perfil del suelo para lo que es el cultivo invernal en el caso del trigo, como está pasando en este caso. El cual está sufriendo de ahora en adelante la falta de agua porque no tiene la raíz conformada como debe ser", agregó.

Y siguió: "De hecho se sembró poco en la zona por la falta de humedad, no tuvimos lluvia de verano por eso el hombre de campo optase por no hacerlo, y aquellos que vieron una humedad superficial se arriesgaron, pero hoy están evaluando que si no tienen una lluvia en los próximos cinco días, secarlo y que no siga consumiendo la poca humedad que queda en el campo para encarar la próxima siembra que va a ser más que todo la soja".