Hay alternativas y también son eficientes. Sino que se lo digan a los productores rurales que participaron de la primera molienda de trigo ecológico a gran escalada. La inciativa contuvo a unos 12 chacareros que sembraron en parcelas libres de fumigaciones y aportaron cerca de 50 toneladas de trigo para crear un producto que lleva el sello de la agroecología.

Los pioneros de esta actividad pertenecen a localidades del sur de Santa Fe: Arequito, Artaga, Chabás y Firmat. "Es una experiencia inédita a nivel país. Avalada por la FAO, un organismo de Naciones Unidas, y nos permite posicionarnos desde otro paradigma. Uno que da independencia al productor y comunidad de impulsar una producción diferente a la tradicional", contó Mauro Casella, secretario de desarrollo territorial del Ministerio de Producción, en Radio Casilda.

El proyecto nació a finales del 2017, dentro de un programa de producción sustentable de alimentos. Se contó con la asistencia técnica y recursos financieros de la Provincia. Y durante 2018 se cosecharon 300 toneladas, de las cuales 50 fueron destinadas a la moliendas. Para esta temporada 2019 se espera superar las 1300 toneladas. Dado que se duplicó el número de productores interesados y hasta se sumarían ruralistas de Zavalla y Chañar Ladeado.  

El cuanto al rinde, hay buenas perspectivas, ya que la harina agroecológica ya se está comercializando en el mercado y tuvo aceptación. Para quienes deseen sumarse a la movida, al menos a modo de prueba, hay un instructivo para descargar en la página del Ministerio de Producción.