Normalmente se suelen relacionar con alimentos diseñados para la reducción de peso cuando en realidad esto no es estrictamente así. Según el Código Alimentario Argentino los productos light son los que reducen un 25% de su valor energético, contenido de azúcares, grasas totales, saturadas, colesterol o sodio respecto del producto original.

Por su parte, diet se dejó de utilizar ya que traía confusión por lo que se reemplazó por dietético. Que es aquel cuya composición ha sido modificada con el objeto de satisfacer necesidades particulares de nutrición y alimentación de un determinado grupo de población.

Por ejemplo: amentos libres de gluten, es decir, sin TACC para aquellas personas que sufren celiaquía; otros enriquecidos con determinada vitamina o con algún agregado de fibra determinada o bajos en sodio.

Lo cierto es que a la hora de comprar algo, lo mejor es leer las etiquetas ya que no todo lo light o dietético es bajo en calorías. En algunos casos incluso, puede tener una cantidad de energía similar a la del producto original siendo reducidos en su contenido de grasa pero no en calorías.

Azúcares y salas 

En el proceso industrial el azúcar hay varias etapas. En la primera se calienta el jugo de la caña y se obtiene la azúcar integral, sin refinar. La misma, también suele llamarse mascabo. Luego por procedimientos de blanqueado y refinamiento se llega el azúcar blanco.

Cuando hablamos de orgánico, hacemos referencia a aquel producto que no cuenta con agroquímicos en su producción. El azúcar negra, en cambio, es la blanca mezclada con melaza para oscurecerla. Por su parte la impalpable es azúcar muy refinada, molida y combinada con fécula de maíz. 

La sal marina es secada naturalmente al sol, está sin procesar y todavía contiene en parte yodo natural. Es ligeramente húmeda, de color gris natural y de sabor fuerte. Es una de las recomendadas pero se utiliza mucho menos que la sal de mesa.

Cuando hablamos de la Rosada de Himalaya hacemos mención a la de cristal de roca, un producto orgánico en su totalidad que recibe ese nombre por su color. Es la misma que la Andina, nombre que recibe el mismo producto en la zona de Bolivia.

Vale aclarar que lo ideal es que ni diabéticos ni hipertensos consuman ningún tipo de estos productos. Siempre es mejor asesorarse con un profesional de la nutrición para poder tener un tratamiento personalizado.

La voz de la licenciada en Radio Casilda