Mai es una joven de Casilda de 23 años que en julio del año pasado organizó todo y junto a sus ahorros, tomó la decisión de emigrar hacia Australia. El nueve de abril, casi a un mes de su partida, desde Radio Casilda nos poníamos en contacto con ella teniendo en cuenta que hasta el momento no podía regresar. “Tendría que haber vuelto al país el 31 de marzo y hasta el momento no tengo ninguna novedad, no sé cuándo regresaré”, explicó aquella vez.

Pasaron en total tres meses hasta el martes 9 de junio pudo volver a su tierra, a su ciudad, obviamente cumpliendo con todos los protocolos y, desde su hogar transitorio donde hoy atraviesa la cuarentena, contó al aire de la emisora como se dieron las cosas.

"Viajé con pasaje de ida y vuelta y una vez que pasó todo, lo que nosotros esperábamos en Australia con los demás pasajeros que estaban a varados, era poder conseguir un vuelo con la aerolínea con la que la mayoría tenía comprado, que era Latam, pero hasta el día de ayer (día en el que regresó) no se pudo conseguir ningún pasaje", comentó. Es por eso, que debieron acudir a otros recursos.

Los que pudieron, y tal como relata Mai, contrataron un vuelo con Qatar ya que hasta el momento es la única aerolínea que desde el gobierno nacional habilitaron para cumplir con el recorrido necesario. "En Argentina van a decir que llegó un vuelo repatriación, pero no es así, son vuelos que hay que pagar, además del pasaje que tenía, tuve que comprar otro vuelo para poder regresar que me salió 2300 dolares australianos, que son unos cien mil pesos argentinos", señaló la entrevistada.

A modo de comparación, indicó que el vuelo que la trajo nuevamente hasta el país "me salio mas caro que la ida y vuelta" que ya había abonado. Hoy, pasará sus días apartada de su familia a la que tanto extraña teniendo en cuenta que por cuestiones sanitarias deberá estar aislada unos catorce días hasta reencontrarse con los suyos.

"Lamentablemente de la embajada argentina en Sidney y del gobierno de acá no recibimos nada, ninguna ayuda, ni si quiera de decir pagamos otro pasaje... que sea más accesible ya que todos contábamos con un pasaje y nadie viajó gratis", comentó, y agregó que se le hace muy difícil a aquellas personas que no cuentan con el monto necesario para poder hacer efectiva la vuelta. En ocasiones son familias enteras las que viajaron a las que se le complica pagar montos de esa magnitud para regresar, así lo comentó la joven.