Jorge Sampaoli se ha transformado en palabra mayor para los simpatizantes del Santos. Con un presupuesto sumamente reducido, respecto de otras temporadas, metió al elenco entre los protagonistas del Brasileirao. Si bien no le alcanzó para disputarle el título al Flamengo, su trabajo es más que reconocido. A la hora de declarar siempre deja apostillas y este fin de semana volvió a ser protagonista por una actitud que levantó amores y desamores.

El Peixe recibió en la Vila Belmiro al San Pablo, en uno de los cotejos más populares del estado. Entre los invitado de honor estuvo el polémico presidente de la nación, Jair Bolsonaro. En la previa al match se esperaba por un encuentro entre el mandamás brasileño y el entrenador casildense. Pero no hubo concordancia.

El ex DT de la Selección Argentina, habría manifestado "si me obligan, me voy", en referencia al posible saludo con Bolsonaro. Algo que generó un revuelo, aunque más tarde fue aclarado en conferencia de prensa. El Zurdo aseguró que de ninguna manera pidió que el presidente de retirara, porque es un defensor de la democracia. Su negativa se debió a cuestiones estrictamente de pensamiento político.

El juego arrojó un resultado de 1 a 1. Al Santos se les escapó sobre la hora el triunfo en casa, pero sigue en zona de clasifiación a la próxima Copa Libertadores. Mientras tanto, se habla de sondeos de Boca Juniors y hasta la Selección Brasil.