Un poco menos de 500 personas se autoconvocaron en la Plaza San Martín, frente a la comisaría local, para reclamar por más seguridad. Estuvieron presentes los uniformados del pueblo, de la Unidad Regional IV y el presidente comunal, Julián Gironelli. Lo irritante de la situación, es que una persona filmó parte de la concentración y luego envió mensajes de amenazas a algunos vecinos. Sería familiar de la persona acusada de abuso.

El estallido en Sanford, justamente, se inició por un supuesto caso de abuso que una mujer de la localidad denunció una noche que esperaba el colectivo en le parador de ruta 33. De hecho, un hombre fue detenido y permanece incomunicado a raíz de ese hecho. Según pudo confirmar el mismo jefe comunal, alguien allegado a esa persona estuvo mandando mensajes de intimidación a quienes asistieron a la marcha. La policía ya se anotició de estos sucesos.

En cuanto al pedido que hicieron los vecinos ayer por la noche, se entregó una copia de las medidas que se sugieren para mejorar la situación. Entre otras cosas, se requirió refuerzos de agentes, recorridos nocturnos, más cámaras e iluminación y considerar la creación de una Guardia Urbana.

Como acción preliminar, el jefe de Comuna y el comisario, Emanuel Frreniche, acordaron custodia nocturna en el parador. Un móvil deberá permanecer en el lugar desde el paso del primer colectivo por Sanford. Igualmente, Gironelli remarcó: "El principal inconveniente que encontramos es la falta de personal para mejorar la prevención del delito".