No es la primera vez que sucede y los casos ya suenan bastante irrisorios. Los vecinos de Casilda vuelven a verse envueltos por posibles casos de estafa. En este caso, hay un grupo de personas que deambula por las calles vendiendo bolsas de residuos a nombre de la Sapem. Los precios son exorbitantes y, por supuesto,  se trata de un cruel engaño.

Carlos Testa, titular de la empresa de servicios sociales en la localidad, advirtió acerca de la situación en diálogo con Radio Casilda. “Nunca se ha vendido nada ni tampoco se hace en este momento. Quienes estén a cargo de esto son unos inescrupulosos que lucran detrás de nuestro nombre. Ningún operario puede hacerlo”, argumentó. Al mismo tiempo, aseguró que los sujetos en cuestión hasta se dan el lujo de prometer cambios de horarios y recorridos en la recolección a los usuarios.

Según las malas experiencias de algunos vecinos, los falsos vendedores se presentan en los domicilios particulares y ofrecen rollos de bolsitas por los que llegan a cobrar hasta 300 pesos, aprovechándose de la buena voluntad de quienes tienen enfrente. Dado que Sapem no posee un cuerpo de inspección que pueda controlar estos ilícitos, recomiendan dar aviso inmediato a la Policía sobre cualquier sospecha.

“Las modificaciones o novedades que atañen a la empresa, las hacemos saber mediante comunicados de prensa que se rebotan en los medios. Todo lo que esté alejado de eso, es una falacia”, enfatizó Testa.