El Colegio Sagrada de Familia de la ciudad de Casilda ha comunicado a través de sus redes sociales la jubilación de Alcides Di Marco, una eminencia dentro de la entidad, empático y compañero de la juventud, que tras 39 años de labor y compromiso deja la preceptoría.

Haciendo un poco de historia, corría el año 1973 cuando culminó sus estudios en esta entidad educativa como alumno y tras cinco años de cursada, ingresando a sexto, debió cambiar su rumbo por ingresar al Servicio Militar.

Pasó un año cumpliendo con lo que en ese momento era una obligación y regresó luego, a terminar el período lectivo que adeudaba. "Un buen día, en mayo del 80', me llama el hermano Jorge Pastrana que ese momento era el regente y me propone trabajar en el colegio, desde el 20 de mayo del 80' nunca me fui de ahí", mencionó el histórico preceptor al aire de Radio Casilda.

Además, contó de sus sensaciones: "Me siento, de corazón, bendecido porque uno cree que da y en realidad recibe tanto que no podes darle un valor alguno", y sumó que todo es gracias al "hecho de haber creado vínculos con todas las personas que se fueron cruzando en el camino, que ha generado esto que me sorprendió a mi también", y tiene que ver con la fuerte repercusión sobre todo, entre quienes lo conocieron.

Siguiendo con su testimonio, comentó: "Me siento bendecido y voy a estar eternamente agradecido por haber tenido la oportunidad de pasar por la escuela y conocer tanta gente buena y linda, porque la escuela en definitiva terminó siendo el lugar, con mayúscula, la gran parte de mi vida. Tengo muchas cosas de las cuales arrepentirme, pero jamás me voy a arrepentir de ese vínculo, de haber estado tantos años, tanto tiempo, haber entregado toda mi vida ahí adentro".

"A través del tiempo uno se va a dando cuenta -mencionó-, cada chico, cada persona que se te cruza, es un mundo distinto. Estar ahí, y acompañarlos es una tarea hermosa, muchas veces difícil, muchas veces te trae tristezas o alegrías, pero al final ves cuanto valió la pena por ellos, que en definitiva fue esa la historia de mi vida ahí adentro, renovar la opción por los chicos todos los días y entender que ellos son los más importantes, no hay otra cosa más importante en la escuela que ellos", culminó.

El saludo oficial del colegio 

Desde su primer paso en La SA.FA, en los patios, aulas, recreos, convivencias, jornadas, campamentos, viajes educativos, reuniones formales e informales, sembró nuestro Ideario con sus actitudes y sus palabras.

Directivos, docentes, preceptores, administrativos, porteros, alumnos, familias, guardan en el recuerdo su serena presencia y sus palabras oportunas. El jubileo lo alcanza en primavera: que florezca en amor y caridad.

Las puertas de la Escuela siempre estarán abiertas para "nuestro Alcides".

Que la Sagrada Familia los acompañe.

 

La palabra de Alcides, el histórico preceptor de la Sagrada Familia.