El temporal desnuda siempre los inconvenientes que posee la ciudad. Los más de 150 milímetros que cayeron en 48 horas generaron estragos en el barrio UOM. Los vecinos habían advertido situaciones similares en el pasado aunque en esta oportunidad la situación se tornó ciertamente desagradable. Hay familias con aguas servidas dentro sus propios domicilios.

El sistema cloacal está totalmente colapsado desde ayer por la tarde y las bocas de tormenta no dan abasto para llevarse el líquido contaminado. De hecho, hay bolsas de basura flotando en las cunetas aledañas y hasta agua podrida que genera un aroma nauseabundo. "Hace bastante años que lo venimos padeciendo. Cada vez que llueve mucho se rebalsa el sistema", manifestó Mari, una de las habitantes del conglomerado.

Otro problema que se genera, según los mismos vecinos, es que cuando el territorio se seca, la mugre es arrastrada por los autos que transitan y se esparce por todo el ambiente. El barrio UOM está ubicada entre las calles 10 de Diciembre, Eva Perón, Malvinas Argentinas y Villada. La problemática se repite en cada arteria.

ASSA está trabajando

 

Ante la inmensidad de los reclamos, el que salió a dar la cara es Emilio Flamini, jefe local de Aguas Santafesinas. En diálogo con Radio Casilda aclaró: "Esto es consecuencia de que la ciudad no cuenta con un desagües pluviales, entonces todo el líquido que cae se introduce en nuestras cañerías".

El personal de la empresa está apostado desde temprano en la intersección de 9 de Julio y Villada. Seis móviles se llegaron hasta esa esquina para movilizar dos bombas de extracción que permanecerán encendidas, por lo menos, por 24 horas. La idea es retirar el líquido y volcarlo al zanjón para descomprimir el alto nivel que tienen las napas.

Por otra parte, Flamini aclaró que hicieron un agregado de cloro al agua que está llegando a los hogares para que no haya mayor contaminación. Igualmente pidió a los pobladores que están teniendo dificultades, que limpien los pisos con hipoclorito.