El tránsito es una problemática que afecta a una parte importante de las localidades de la región, y Casilda no configura la excepción a la regla. En los tiempos recientes, es común ver vehículos en las calles de la ciudad que no cumplen con las normas reglamentarias de circulación, tanto respecto a la seguridad como a la documentación obligatoria.

La no utilización de casco en los conductores de motos y ciclomotores, y la ausencia de los papeles reglamentarios, configuran las principales transgresiones que los inspectores municipales constan en sus actas de infracción. No obstante, la protección de la cabeza de los motociclistas, parece ser llevada de manera más consciente que en localidades aledañas, ya que según estadísticas del Hospital San Carlos, las heridas en esa parte del cuerpo son en menor proporción que en otros miembros. Ello contrasta con lo que acontece en el Hospital de Emergencias en Rosario, donde el 80% de los traumatismos de cráneo, corresponden a accidentes protagonizados por personas sin utilizar casco.

Emilio Ardiani, Juez de Faltas de Casilda, valoró la labor estatal respecto al cumplimiento de las reglas para circular, al menos en los aspectos de seguridad. Además, aclaró que en los últimos consejos de seguridad vial a los que ha asistido, se manifestó que a nivel nacional, se ha llegado al punto de que la ciudadanía toma las señales como de cumplimiento optativo.

También, el magistrado aseguró que en todo el sur de Santa Fe, los galpones asignados a las motos secuestradas están asestados de vehículos por no cumplimentación de la ley. Aun así, aseveró que las estadísticas casildenses son más favorables que en el resto de la región respecto a siniestros fatales y secuestros de unidades. No obstante, dijo que todavía resta mucho por mejorar y que la base de ello se encuentra en cada hogar, con los padres predicando con el ejemplo y el control a sus hijos a la hora de salir a la calle.