La Municipalidad de Casilda advirtió a sus trabajadores que no critiquen a la actual gestión a través de las redes sociales. A raíz de este tipo de episodios, agentes ya recibieron un llamado de atención. Si bien desde el gremio pidieron al gobierno local que afloje, funcionarios se defendieron y explicaron que la decisión está amparada por ley.

Walter Britos.
Walter Britos.

Desde el área municipal de asesoría Legal y Técnica, a cargo de la subsecretaria Patricia Ferraretto, esposa del intendente Juan José Sarasola, se “advirtió a trabajadores sobre publicaciones en redes sociales", aseguró explicó Walter Britos, secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Casilda y Comunas Adheridas. "Fue una advertencia y no una sanción a tres compañeros”, precisó.

Este llamado de atención se dio a raíz de “comentarios que tienen que ver con lo que le pasa a cualquier ciudadano de Casilda. Uno de los canales de expresión es el Facebook, y expresaron su bronca. Fueron advertidos por el municipio, señalándoles que eso no está permitido”, agregó. En este marco, el dirigente pidió: “Creo que esta situación merece un debate más profundo porque como ciudadanos podemos decir lo que se hace mal, que es muy diferente a atacar a la gestión”.

Britos indicó que a raíz del cambio de gobierno municipal, el pasado 10 de diciembre, en la nueva gestión Juan José Sarasola (Frente Progresista Cívico y Social) “vemos un excesivo tratamiento hacia los trabajadores, que algunos tomaron como persecución. Vemos insistencia en llamar a declarar a los compañeros. Nos parece excesivo y hemos manifestado la disconformidad al Ejecutivo de que tienen que parar. Primero lo advertimos de esta manera y si vemos que toca a los trabajadores de forma molesta nos expresaremos de otra forma”, advirtió.  

Para tomar esta decisión de llamar la atención a los trabajadores municipales, desde el Ejecutivo se amparan en el Artículo 13 de la ley 9286 (Estatuto y Escalafón del personal de municipalidades y comunas de la provincia de Santa Fe), que en su inciso B remarca la necesidad de “observar, en el servicio y fuera de él, una conducta decorosa y digna de la consideración de la confianza que su estado oficial exige”.

Patricia Ferraretto.
Patricia Ferraretto.

La subsecretaria Legal y Técnica del municipio, Patricia Ferraretto, justificó la advertencia a trabajadores y aseguró que "las dos publicaciones que motivaron el llamado a las personas tenían que ver no con una falta de respeto a la persona sino una degradación a la gestión en sí. Y tenían palabras altisonantes que no se compadecían con las características que debe tener un empleado, porque también estaba denostando, degradando y criticando en forma excesiva propios compañeros. Esto no era digno del respeto que nos debemos”.

La funcionaria recordó que desde un principio “esta gestión fue muy clara sobre el nivel de decoro, y que éramos sensibles con la imagen del municipio. Prohibimos el uso de redes sociales durante el horario de trabajo, y somos conscientes que esto puede generar incomodidad”.

Por último, Ferraretto dijo entender que quizás los empleados a los que recientemente se les llamó la atención por sus publicaciones “lo hicieron sin medir las consecuencias”. Por eso “no los sancionamos sino que llamamos la atención y llamamos al gremio para que esté presente y escuchara que lo que hacíamos era recordarle que cuando se tenga algún problema hay que abordarlo a través de los canales correspondientes”, sostuvo.