Desde hace tres semanas, en el registro civil de Arequito no se renuevan documentos ni pasaportes porque desde Santa Fe no pagan el servicio de Internet. Lo más llamativo es que el proveedor local le realiza un descuento a la institución y le factura un monto mínimo.

El pago mensual que el gobierno provincial adeuda desde octubre oscila entre los 200 y 300 pesos, una cifra irrisoria para cualquier oficina estatal. Al menos, en comparación a los cerca de 4000 pesos que recauda el registro en función de los trámites que realiza. Los propietarios de la empresa Cabletel mostraron muy buena predisposición durante los primeros meses pero se les agotó la paciencia y llegó el corte del servicio.  

Amalia Maggi, jueza de paz de Arequito.
Amalia Maggi, jueza de paz de Arequito.

La jueza de paz de Arequito Amalia Maggi precisó en Radio Casilda que en la actualidad "no se pueden prestar servicios digitalizados". Consultada por el motivo, confirmó: "Nos informaron que es por falta de pago. Lo gestiona el registro civil centralizado y estamos esperando el aviso para poder volver hacer estos trabajos”.

El cese de las actividades no sólo afecta a Arequito sino también a gran parte de la región que elige dirigirse a esa localidad por la calidad y la rapidez de la atención al público en el juzgado encabezado por Maggi. Desde ese espacio se reenviaron las facturaciones, los certificados que acreditan que el servicio se estaba utilizando y el documento de la deuda acumulada con el proveedor que debe ser cancelada por el Ministerio de Gobierno de Santa Fe, que lleva adelante la dirección del registro civil.