La ordenanza de Pirotecnia Cero ya entró en vigencia hace rato, sin embargo hay quienes todavía parecen no comprender la nueva realidad. Durante la tarde del último domingo se celebraron en la ciudad tres juegos de la Liga Casildense de Fútbol y hubo vecinos que denunciaron estallidos de bombas de estruendo, que habrían sido arrojadas por un grupo de hinchas. Las autoridades municipales les dieron un ultimátum a los responsables de las entidades.

Las acusaciones que llegaron fueron varias, algunas hacia el sistema de videovigilancia y otras de forma particular, sin embargo se hicieron de forma anónima. Los estruendos se habrían producido en la vía pública, en inmediaciones del Club Aprendices. De todas formas, cuando los inspectores se hicieron presentes en el lugar no pudieron constatar la transgresión.

Para evitar que los simpatizantes de los clubes sigan jugando al límite, desde el municipio convocaron a una reunión con autoridades de la Liga Casildense y los representantes de cada institución. En dicha ocasión se les informó claramente cuáles son los alcances que tiene la ordenanza. “La recomendación es que cada dirigente hable con sus hinchas. Acá en la ciudad nos conocemos todos. No hay barrabravas. Tienen que entender que en caso de arrojar algún explosivo los perjudicados van a ser clubes, las actas se van a labrar contra ellos”, sostuvo Federico Censi, secretario de Seguridad Ciudadana.

Por el momento, no hubo ningún incidente referido al tema pirotecnia dentro del perímetro donde se disputan los encuentros. De igual forma, también existe la restricción para los lugares aledaños y si se comprueba la irresponsabilidad de los simpatizantes en esas acciones, el Tribunal de Falta labrará la correspondiente acta.