A media mañana un Chevrolet Aveo quedó incrustado en plena calzada. Circulaba por bulevar Villada en dirección hacia barrio San Carlos, y cuando cruzaba la esquina de España, la propia calle lo detuvo. Es que el cemento fresco de la obra de repavimentación, trabó sus ruedas.

Los obreros ayudaron a sacar al auto del cemento fresco.
Los obreros ayudaron a sacar al auto del cemento fresco.

Hace meses que en el lugar se lleva a cabo la obra de ampliación de la red cloacal hacia Nueva Roma, pero según jura la conductora, la calle estaba abierta y no había señales que indiquen cemento fresco en la calzada. Por eso circuló y se encontró con tamaña sorpresa.

Los operarios estaban colocando el cemento y vieron como la rueda delantera izquierda del auto, quedó incrustada. Según la mujer que conducía, tras el incidente la ayudaron a sacar el vehículo del pozo, y más tarde colocaron la valla correspondiente.

La conductora estaba acompañada de una niña y ninguna de las dos sufrió lesiones. Tampoco el auto pareció tener impactos, aunque se deberá constatar si el cemento le produjo alguna avería que impida su normal funcionamiento.