El Ballet Folklórico Nacional es una entidad que con sede en Buenos Aires apuesta a fomentar culturalmente y mediante la música nuestras raíces. Con presentaciones en el país y en el exterior, dejan huellas con sus veinte parejas en en escenario, difícil de borrar.

Entre los integrantes se encuentra Mariano Luraschi, hoy subdirector en conjunto con la directora Silvia Zerbini. Ambos presentaron un proyecto en el año 2017 y desde ese entonces, se encargan de administrar y gestionar el elenco.

En diálogo con el programa de Radio Casilda "Por mi Tierra y por mi Gente", Luraschi explicó: "Hace un año y medio nos presentamos con Silvia Zerbini para el concurso de dirección y luego de varias etapas salimos seleccionados. Estamos llevando a cabo ese proyecto que tiene como gestión cuatro años". 

Respecto a sus funciones, comentó: "En principio es gestionar un poco los recursos humanos que el Ballet ya tiene. Es un elenco estable de 40 bailarines, es decir veinte -20-  parejas, más un equipo artístico de once -11- y administrativos de cuatro -4-. Tenemos que articular todo eso", ponderó.

Además el entrevistado dejó en claro que buscan siempre "traer coreógrafos nuevos, programar y proyectar giras tanto para el país como para el exterior y renovar vestuarios viejos", para mantener el nivel de una entidad tan reconocida.

Luraschi es de la ciudad y aunque de muy chico se relacionó  con el ambiente folklorico, fue luego de haber audicionado tres veces -y quedar en las tres oportunidades-, que decidió hacer su vida en territorio porteño. "En la tercera le puse el pecho y me quedé. Los bailarines entra por audición abierta nacional y se produce solo cuando hay bacantes", explicó.

Para cerrar, el hoy directivo ponderó: "Ser bailarín es algo que la gente no magnifica. Actualmente se lo cataloga como un deportista de alto rendimiento, por las horas de trabajo y las exigencias a las que se expone al cuerpo".

Escuhá el testimonio completo 

Foto: Ballet Firmat