Dicen que no hay que regresar a los lugares donde uno fue feliz, pero Pablo Marisi elige redoblar la apuesta. El mediapunta se tomó nuevamente el avión a República Dominicana y volverá a calzarse la casa del Atlántico, donde fue figura y campeón en 2017.

Marisi llegó de la mano de Nahuel Bernabei, quien observó sus videos cuando era ayudante de campo de Miguel Zahzú, entrenador que comandó al campeón dominicano. En este 2018, Bernabei asumió como DT y convenció a Marisi para que regrese tras la breve estadía que tuvo en Aprendices a fines de 2017.

Si bien sufrió una lesión, se recuperó durante el verano para llegar en óptimas condiciones al inicio del campeonato dominicano. Pablo hizo la pretemporada por su cuenta, le falta ritmo de partido pero tendrá por delante tres amistosos antes del comienzo por lo que el cuerpo técnico es optimista para contar con él desde el arranque.

El certamen que empieza el 8 de abril consta de doce equipos, de los cuales seis de ellos clasifican para una Liguilla en la que salen los cuatro semifinalistas que definen el torneo de ocho meses de duración. De su parte, Marisi ya se encuentra en Puerto Plata y tiene en mente defender el título.